TRAMO CARRETERO OCCIDENTAL

El tramo carretero occidental parte del Término Municipal de Azuaga en Badajoz y tiene como destino final las Reales Atarazanas, hoy Real Maestranza de Artillería, de la ciudad de Sevilla. El Camino Real para este tramo discurre por las localidades de Azuaga, Berlanga, Ahillones, Montemolín y Monesterio en el suroeste de la provincia de Badajoz, por la localidad onubense de Santa Olalla del Cala, y por los Términos Municipales de El Ronquillo, El Garrobo, Gerena, Santiponce, Camas y Sevilla como primera alternativa, y El Ronquillo, Castilblanco de los Arroyos, Guillena, La Algaba, Santiponce, Camas y Sevilla en la segunda, todas ellas en la provincia andaluza de Sevilla.

Es un recorrido esencialmente carretero, que desde Azuaga parte en dirección oeste, en busca del Camino de la Plata, con el que comparte buena parte de su recorrido, desde su enlace en la localidad pacense de Monesterio. Es el camino más largo de los empleados para transportar el Azogue, pero quizás es el más comúnmente utilizado por las carreterías, al aprovechar un camino históricamente muy frecuentado, con una serie de de infraestructuras que permitían un transporte más cómodo.

Este tramo del Camino es especialmente rico en infraestructuras camineras, con gran cantidad de puentes, entre los que se encuentran el Puente Romano de los Ocho Ojos en la localidad de Berlanga, el Puente del Gallicanta en Montemolín, o el Puente sobre el Ribera del Cala en Monesterio entre otros. Además las localidades por las que transita el Camino Real aportan una gran variedad de Bienes de Interés Cultural, entre los que podemos citar los Castillos de Montemolín (Montemolín, Badajoz), Castillo de Dos Torres (Monesterio, Badajoz), o el de Santa Olalla del Cala en Huelva. También podremos disfrutar del conjunto histórico de Llerena (Badajoz), con su recinto amurallado y su impresionante Iglesia de Nuestra Señora de la Granada, por poner algunos ejemplos. Otros elementos de indudable valor patrimonial son las iglesias del Divino Salvador de El Ronquillo, de la Inmaculada Concepción en Gerena y El Garrobo, los Cortijos de Gambogaz en Camas y de Torre de la Reina en Guillena, todos ellos en la provincia de Sevilla. Pero también se pueden visitar las ruinas de la ciudad romana de Itálica y el Monasterio de San Isidoro en Santiponce, dos espacios emblemáticos, que junto a la ciudad de Sevilla con su enorme patrimonio, cautivarán sin duda a los viajeros que decidan emprender la aventura del Camino Real del Azogue

Junto a estos elementos patrimoniales se puede disfrutar de sitios y lugares de especial interés medioambiental como el parque Natural de la Sierra de Aracena en Huelva, las comarcas de Campiña Sur y Tentudía en Badajoz, el Corredor de la Plata y Gran Vega en Sevilla. En ellas se pueden ver dehesas de encinas y alcornoques, bosques de ribera, amplias llanuras… Este paisaje permite una gran variedad de usos, con importantes extensiones dedicadas a la ganadería, cultivos de regadío y secano, y explotaciones de carácter cinegético. Además se atraviesan zonas ZEPA y se pueden observar colonias de cernícalos primilla, por ejemplo en Montemolín, entre otras especies singulares.

Gastronómicamente, en las comarcas de la Campiña Sur y Tentudía podremos deleitarnos de unas excelentes migas extremeñas, quesos de oveja, platos de cordero, cochinillo, y todos los productos derivados del cerdo ibérico de “pata negra”, que también podremos degustar en las localidades onubenses de la Sierra de Aracena. En la comarca del Corredor de la Plata disfrutaremos también de sus embutidos, sus platos de setas y de una estupenda miel, necesaria para los ricos postres tradicionales, entre los que destaca el pestiño. En la Gran Vega y Sevilla no hay que dejar de probar el Gazpacho, elaborado con los frutos de sus huertas, el cocido andaluz, sus frituras de pescado procedentes de las costas atlánticas y mediterráneas andaluzas, el rabo de toro, y un sinfín de platos que harán disfrutar a todos aquellos que se decidan a emprender este Histórico Camino.

RTVE Telecinco