TRAMO CARRETERO ORIENTAL

El tramo oriental del Camino Real del Azogue parte de la localidad extremeña de Azuaga y transcurre por la provincia de Sevilla hasta su llegada a la capital Andaluza. El camino atraviesa las comarcas de la Sierra Norte de Sevilla y la Vega del Guadalquivir hasta su llegada al área metropolitana hispalense. Además, el Camino atraviesa los términos municipales de Malcocinado (en tiempos perteneciente a la también sevillana Villa de Guadalcanal), Alanís, San Nicolás del Puerto, Constantina, Lora del Río, Alcolea del Río, Carmona (a su paso por la pedanía de Guadajoz), Tocina, Brenes, San José de la Rinconada y, finalmente, Sevilla.

Este tramo del camino está dominado por un elemento en particular: el Parque Natural de la Sierra Norte de Sevilla, aunque también se podrán encontrar Bienes de Interés Cultural y otros elementos patrimoniales a lo largo del camino. Resultan especialmente destacables los castillos de Alanís, Constantina, Setefilla (Lora del Río) o el de Monforte en Guadalcanal; las numerosas iglesias y conventos como la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de las Nieves en Alanís, la Iglesia de la Encarnación en Constantina o un gran número de Ermitas como la San Juan en Alanís, Nuestra Señora del Robledo en Constantina, Nuestra Señora de Setefilla en Lora del Río y la enigmática Nuestra Señora de la Hiedra, también en Constantina. Encontraremos vestigios de la época romana como el Puente Romano de San Nicolás de Puerto o los restos arqueológicos de Arva (Alcolea del Río) u otras zonas de interés arqueológico como la de Setefilla a las afueras de Lora del Río. También resultan interesantes las chimeneas de la Azucarera en Tocina, la antigua barca del paso de barcas de Alcolea del Río o los muchos y singulares edificios que se encuentran a un lado y otro del Camino como la Chacinería de Santa Bárbara a la entrada de Constantina o los numerosos molinos de agua y cortijos en la Vega del Guadalquivir. Además, en el Camino encontramos otros puntos de interés como la antigua explotación minera de Cerro del Hierro, declarado Monumento Natural por su singular paisaje kárstico.

La riqueza gastronómica de esta parte del Camino es singular. En la zona de serranía, encontraremos productos del cerdo ibérico de “pata negra” de primera calidad en el país, además de las tostadas de tomate y aceite prensado de Alanís. También, por su localización e importancia de la actividad cinegética, las localidades de San Nicolás del Puerto y Constantina, son de especial interés los artículos gastronómicos relacionados con la caza, tanto mayor como menor, siendo típico el venado, jabalí, conejo, perdiz, etc. Ya en la Vega del Guadalquivir, cambia la gastronomía y es posible degustar platos relacionados con la huerta tales como el conejo con habas, la menestra de alcauciles, el adobo y pescado de río. En repostería artesana cabe destacar los piñonates y alfajores de oblea de Brenes, fabricados a base de miel, almendras y especias.

RTVE Telecinco